Notice: Undefined variable: css_override in /home/paktrack/pakmailcentrologistico.com/wp-content/themes/cargo/functions.php on line 211
Depositphotos_319926110_LOW-1200x428.jpg

¿Qué navidad nos espera? La crisis del comercio mundial, bien explicada

23 noviembre, 2021 0NovedadSin categoría

Está provocando escasez de bienes en todo el mundo y un aumento de los precios: y las cosas podrían empeorar antes de que vuelvan a su lugar.

 

Durante varios meses, varios bienes de consumo y artículos de primera necesidad han escaseado en todo el mundo: desde automóviles hasta microchips para productos electrónicos, desde papel para imprimir libros hasta pavos, en casi todas partes faltan productos importantes y ampliamente utilizados, hay demoras en las entregas o, debido a la escasez, se ha producido una subida de precios. Estos desabastecimientos podrían durar mucho tiempo y socavar el consumo navideño, uno de los períodos más importantes para muchos sectores comerciales y productivos.

La preocupación de que la crisis pueda “arruinar la Navidad”, como escribió el sitio web Wirecutter, se siente mucho, especialmente en los Estados Unidos y el Reino Unido.

Aún no está claro cuándo mejorarán las cosas: estamos hablando de al menos mediados de 2022, mientras que otras estimaciones citan 2023. En cualquier caso, en los próximos meses la escasez de mercancías, los retrasos en las entregas y las subidas de precios podrían agravarse aún más…antes de volver a la normalidad.

Los economistas y expertos definen este fenómeno de escasez de muchos bienes y productos como una crisis de la cadena de suministro, es decir, el sistema complejo e interconectado de transporte y suministros en el que se basan el comercio y la economía y que, de hecho, es el elemento central de la globalización.

Este sistema, construido en las últimas décadas y que hasta ahora siempre había demostrado ser extraordinariamente eficiente, ha entrado en serios problemas en todas sus partes tras la pandemia del coronavirus: la producción no puede seguir el ritmo de la demanda, el sistema mundial de transporte no puede seguir el ritmo de la producción, y carecen de la mano de obra y las fuentes de energía necesarias para muchos procesos fundamentales.

Como escribió el investigador Stavros Karamperidis en The Conversation, en sus aspectos esenciales, la crisis de la cadena de suministro es “un desequilibrio clásico entre oferta y demanda”: los consumidores quieren comprar bienes y productos, pero el sistema no puede suministrarlos a un ritmo suficiente.

En realidad, esta crisis está formada por numerosas crisis juntas, que involucran la producción, el transporte, las materias primas, la mano de obra, las políticas comerciales de las empresas y las decisiones económicas de los gobiernos; y el sistema está tan interconectado y es tan complicado que incluso a los economistas les resulta difícil comprender y dar la debida importancia a todas las causas: como escribió Tyler Cowen en Bloomberg, “algunos centros neurálgicos fundamentales de la economía mundial se han visto afectados por una mezcla de COVID y mala suerte “.

 

La pandemia

Está seguro de que uno de los detonantes de la crisis fue la pandemia de coronavirus. Al comienzo de la pandemia, hace más de un año y medio, varios países productores y exportadores de bienes, como China y Vietnam, pero también Alemania, se vieron afectados por la primera ola de infecciones. Muchas fábricas se vieron obligadas a detener la producción o ralentizarla significativamente, debido a infecciones o medidas introducidas por los gobiernos para limitar la propagación de COVID-19. En general, en el primer período de la pandemia se creía que una parte sustancial de la industria manufacturera colapsaría.

Como escribió el New York Times, incluso las empresas que se ocupan del transporte, previendo un colapso en el comercio mundial, redujeron en gran medida sus envíos, recortaron miles de viajes y en algunos casos lo aprovecharon para reacondicionar sus portacontenedores, planeando mantenerlos detenido durante muchos meses.

Pero las predicciones estaban equivocadas. Algunos servicios, como la restauración y el turismo, de hecho colapsaron, pero la demanda de bienes por parte de los consumidores no disminuyó, sino que cambió considerablemente. Obligados en casa por las restricciones provocadas por la pandemia, la gente empezó a comprar computadoras, impresoras y monitores para poder trabajar desde casa, muebles para organizar oficinas en casa, televisores, consolas y videojuegos para pasar el tiempo, electrodomésticos y accesorios para cocinar, incluidas otras cosas.

El aumento de la demanda fue fuerte y repentino, y puso en crisis a toda una serie de sectores manufactureros, cuya planificación productiva suele ser muy predecible y marcada por ritmos regulares, que se vieron desplazados.

 

Los microchips

No es casualidad que una de las primeras crisis haya sido la de los microchips, los componentes necesarios para el funcionamiento de las computadoras y los smartphones, pero también de los electrodomésticos y consolas, y prácticamente todos los dispositivos electrónicos: durante la pandemia, estos productos experimentaron un aumento significativo en demanda, pero su producción es limitada por razones técnicas. Producir microchips, especialmente los más avanzados, es un proceso tecnológicamente complejo, que requiere de importantes infraestructuras, inversiones y mano de obra calificada: no es posible expandir o diversificar la producción con poca anticipación, como hubiera sido necesario en los últimos meses.

Además, la producción de los microchips más avanzados se concentra casi exclusivamente en dos países: Corea del Sur y Taiwán. Esto dificultaba aún más la gestión logística cuando, como sucedía, se producían bloqueos provocados por el aumento de contagios u otros factores.

La escasez de microchips ha afectado a todos los sectores, y ha sido uno de los motivos de la ralentización de muchas cadenas productivas: en un primer momento afectó a los sectores más ligeros como el de la automoción (que utiliza chips poco sofisticados, por tanto menos costosos y de menor valor) hasta llegar a los clientes más prestigiosos. En octubre incluso Apple, una de las empresas más ricas del mundo a la que los proveedores suelen priorizar, anunció que tendrá que recortar la producción de sus iPhones debido a la escasez de microchips.

 

La crisis de la producción

En los meses posteriores a la primera ola de la pandemia, cuando las economías mundiales reanudaron la actividad, se produjo un nuevo aumento de la demanda de los consumidores de productos y bienes de diversa índole.

El aumento se generó en parte por la reapertura y en parte por el hecho de que la disponibilidad de muchos había aumentado durante el período del cierre, debido a los generosos beneficios brindados por muchos gobiernos y en algunos casos a los menores gastos a enfrentar. Según una estimación realizada por la agencia calificadora Moody’s en la primavera de 2021, en todo el mundo se acumularon 5,4 billones de dólares de ahorros durante la pandemia en exceso de la proporción de años anteriores.

El dinero ahorrado se ha gastado en gran parte, o se gastará en los próximos meses, provocando un aumento de la demanda que el sistema de producción mundial está luchando por satisfacer.

Para satisfacer la creciente demanda, muchas fábricas han intentado incrementar la producción, pero el problema es que el sistema mundial de producción, transporte y comercio tiene poca flexibilidad y muy poco margen de error.

Para montar una computadora portátil en China, por ejemplo, es necesario traer microchips de Taiwán, una pantalla LED de Corea del Sur, componentes químicos de Europa y componentes electrónicos de varias otras regiones del mundo. Este modelo de producción se basa en una planificación detallada y a largo plazo, y es inflexible: si solo uno de los proveedores llega tarde, toda la producción se ve obligada a detenerse.

Es por eso que cuando, después de un largo período de cierres y desaceleraciones, las fábricas intentaron aumentar la producción todas juntas, la larga cadena de suministro se interrumpió o ralentizó y el sistema se inundó.

 

La crisis del transporte

Uno de los elementos fundamentales de esta inundación fue la crisis del transporte: el sistema de producción mundial se basa en el movimiento continuo de componentes y mercancías de una parte del mundo a otra, pero estos movimientos se han vuelto cada vez más difíciles, largos y costosos. En primer lugar, porque no hay contenedores, es decir, las grandes cajas metálicas que transportan los cargueros, en los que viaja más del 80 por ciento de los bienes mundiales.

El principal problema con los contenedores es que al comienzo de la pandemia terminaron en los lugares equivocados: miles salieron de China para llevar máscaras y dispositivos médicos a regiones marginales para el comercio mundial, como África Oriental o el Sur de Asia. Pero los países de estas regiones no son países exportadores así que no era conveniente devolver los contenedores vacíos. Pero cuando la demanda de bienes en los países ricos comenzó a aumentar nuevamente, los grandes países exportadores como China se encontraron sin contenedores.

Además, muchos puertos importantes de todo el mundo han estado bloqueados o han estado funcionando lentamente durante meses, por diversas razones. En algunos casos, como en China, los puertos han estado cerrados durante largos períodos debido a infecciones y brotes; además, las operaciones a menudo avanzan con lentitud debido a las comprobaciones necesarias por la emergencia sanitaria.

En otras regiones del mundo, sin embargo, las operaciones portuarias están bloqueadas o ralentizadas debido a la escasez de trabajadores. Se trata de un problema muy acuciante sobre todo en Estados Unidos y Reino Unido, donde faltan decenas de miles de personas para cargar y descargar contenedores (y por tanto mercancías) y para las distintas operaciones portuarias. Hay escasez de trabajadores debido a restricciones, cuarentenas y cierres, y porque las condiciones en el mercado laboral han cambiado, y se ha vuelto cada vez más difícil encontrar personas dispuestas a realizar trabajos poco calificados.

El resultado es que, en puertos como Los Ángeles (aquí si quieres profundizar) y Oakland, que se encuentran entre los más importantes de Estados Unidos, los cargueros entrantes tienen que esperar días para descargar sus contenedores y luego recargarlos para partir hacia nuevos destinos. En los dos puertos, como escribió Business Insider, hubo un aumento del 30 por ciento en la cantidad de bienes manipulados y, al mismo tiempo, una reducción del 28 por ciento en los trabajadores disponibles.

La consecuencia de esta crisis fue un aumento excepcional en los costos de transporte: antes de la pandemia, enviar un contenedor de Shanghai a Los Ángeles podía costar aproximadamente $ 2,000; a principios de 2021 costaba 25.000, con un enorme aumento de beneficios para la industria del transporte de contenedores, que en general pasó de 15.000 millones de dólares en 2020 a una previsión de 100.000 millones este año.

La crisis no se trata solo del transporte marítimo. Como con la crisis del combustible en el Reino Unido, en muchos países desarrollados también hay escasez de transportistas, que son un elemento fundamental de la “cadena de suministro” porque transportan mercancías desde los contenedores a los almacenes y desde los almacenes a los puntos de venta… En el conjunto de la Unión Europea se estima que faltan 400.000 transportistas.

Evidentemente, esto ha provocado nuevas ralentizaciones y aumentos de costes.

 

Acaparamiento

Una serie de elecciones de los distintos operadores implicados contribuyó a complicar las cosas y, en un momento de crisis, sometieron al sistema a una mayor tensión. Por ejemplo, un fenómeno que se ha vuelto bastante común es el de los “pedidos fantasma”, es decir, el acaparamiento por parte de muchos productores que, ante problemas en la cadena de suministro, han pedido más suministros de los necesarios, aun sabiendo que los proveedores no habrían podido cumplir con las solicitudes.

La política también contribuyó a estos fenómenos: por ejemplo, cuando en 2020 la administración estadounidense de Donald Trump anunció que evitaría que empresas chinas como Huawei usaran componentes que contuvieran tecnología estadounidense por razones de seguridad nacional, estas empresas acumularon microchips antes de que desaparecieran las prohibiciones en vigor, dejando a los productores sin existencias.

 

Todas las otras crisis

La cadena de suministro también se ha visto envuelta en otras graves crisis sistémicas, que tienen orígenes independientes del sistema de comercio mundial y que están provocando otro tipo de problemas, pero que contribuyen a las ralentizaciones e inconvenientes.

En primer lugar, ha habido un fuerte aumento en el costo de las materias primas en los últimos meses, desde el acero hasta la madera, el petróleo y el café. En algunos casos, las materias primas se han vuelto más difíciles de encontrar y, en cualquier caso, el aumento de costos se ha reflejado en los costos de producción de los productos terminados.

Otro problema grave se refiere a la crisis energética: el precio de los hidrocarburos ha estado en su nivel más alto durante varios años, lo que ha provocado una desaceleración o incluso la interrupción de la producción de varios sectores productivos en algunos países del mundo. Nuevamente, los costos han aumentado para las fábricas que no han cerrado.

 

Desastres naturales y cambios climáticos

En un momento en que toda la cadena de suministro está en problemas debido a la acumulación de numerosas crisis sistémicas (la pandemia, la producción, el transporte, el mercado laboral, las materias primas, la energía), incluso un pequeño revés puede causar un daño enorme. Muchos problemas han involucrado desastres naturales y fenómenos climáticos.

Por ejemplo, la fuerte tormenta de nieve que azotó a Texas el pasado invierno hizo que la producción de la fuerte industria petroquímica del estado de EE. UU se desacelerara, lo que generó una escasez de plásticos semiacabados y otros productos como pinturas.

En Taiwán, el mayor productor mundial de microchips, la producción de este año se vio interrumpida o ralentizada primero por una sequía severa (se necesitan grandes cantidades de agua para producir microchips) y luego, unos meses después, por inundaciones.

 

Consecuencias

Todavía no está del todo claro si la crisis de la cadena de suministro realmente “arruinará la Navidad”. En algunos países existen riesgos bastante reales, pero los gobiernos están tomando varias medidas para intentar evitar lo peor. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por ejemplo, ha ordenado que se trabaje las 24 horas del día en el puerto de Los Ángeles (los efectos de esta medida son, sin embargo, limitados, porque no hay estibadores).

En otros países, los precios pueden subir, y aún es probable que los períodos tradicionales de descuentos y ventas sean menos convenientes: según algunos analistas, durante la temporada navideña, los comerciantes competirán por quién tendrá más suministros, en lugar de quien tendrá los mejores descuentos.

El aumento del costo de las materias primas, la producción y el transporte, así como la dificultad para encontrar muchos bienes, es también una de las principales razones del fuerte aumento de la inflación que se está produciendo en todo el mundo, y que es uno de los elementos de mayor preocupación para la economía global. Recientemente, por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional redujo su pronóstico de crecimiento para 2021 en los Estados Unidos en un punto porcentual, citando la crisis de la cadena de suministro y la inflación como sus propias causas.

Muchas empresas importantes, como Amazon y Apple, también han presentado recientemente resultados que no han cumplido las expectativas y han citado los problemas de transporte y suministro como la principal causa.

Sin embargo, la recuperación económica en la mayoría de los países desarrollados sigue siendo bastante fuerte y los efectos de la crisis de la cadena de suministro dependerán en gran medida de su duración a largo plazo. La mayoría de los expertos predicen que las cosas volverán a la normalidad entre 2022 y 2023 pero, como escribió The Economist, “las fuerzas más profundas” detrás de la crisis, comenzando con la fragilidad inherente del sistema global, no pueden eliminarse rápidamente.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× ¿Como puedo ayudarte?